China

Kunming, sensaciones de China

Kunming fue nuestro primer choque cultural, ya no estábamos en el Sudeste Asiático, Kunming se parecía más a Europa que todo lo que habíamos visto en los meses anteriores. Las calles eran anchas, calzada en buen estado, todo bastante limpio, mucha policía y precios más caros que lo que estábamos acostumbrados a ver.

kunming-calle

Nuestras primeras impresiones en China eran un poco confusas, habíamos entrado con muchas ganas de conocer esta cultura milenaria pero teníamos una sensación extraña. Pensamos que quizás era porque en Kunming no hay nada que ver, o eso era nuestra percepción.

Kunming fue una parada técnica en el camino antes de empezar la ruta de la seda ya que en China las distancias son enormes. Llegamos a Kunming a las 22.00 de la noche, fue un día largo y cansado ya que habíamos dejado Sapa (Vietnam) a las 6.30 de la mañana. Así que llegando tan tarde no teníamos tiempo de visitar la ciudad, lo poco que vimos tampoco nos atrajo así que al día siguiente fuimos hasta la estación para sacar un billete de tren hacia Xi’an.

kunming-centro

Una vez llegamos a la cuidad lo primero que hicimos fue buscar alojamiento, con lo tarde que era, no teníamos muchas ganas de perder tiempo y seguimos a los chicos que cruzaron la frontera con nosotros hasta llegar a su hostel.

Así que cogimos el autobús para llegar al centro. El autobús tenía un curioso sistema de pago, había que meter una moneda en una caja/hucha y nadie controlaba si pagabas todo ni tampoco te devolvían el cambio.

Una vez llegamos al centro tuvimos suerte porque solo había una habitación disponible para los dos y aunque más caro que lo que teníamos previsto, la cogimos ya que no teníamos ganas de buscar.

Terminada la búsqueda de alojamiento, dejamos las mochilas e intentamos buscar algún sitio para comer. Así fue como conocimos las “delicias chinas” y entendimos porque todos los viajeros que habíamos conocido en los otros países se quejaban de la comida de China.

Al día siguiente fuimos a la estación de trenes y aprendimos a comprar un ticket y no morir en el intento. Con las esperanzas puestas en Xi’an, partimos con una sensación agridulce.

kunming-hostel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s